Operadores Económicos Autoriz...

Operadores Económicos Autorizados, el programa OEA y los sistemas de prevención LAFT

 

Si consideráramos uno de los principales hechos de afectación a la seguridad nacional (y mundial) en la historia reciente, no sería difícil trasladarnos al 11 de septiembre de 2001, cuando el terrorismo no solo filtró las medidas de seguridad de una de las potencias mundiales, sino que además generó una pérdida incalculable de vidas y un sentimiento de zozobra frente a la ocurrencia de eventos similares. Reafirmando la idea de que los Estados y sus sociedades son vulnerables, internacionalmente se han creado una serie de guías, instrumentos y herramientas que han permitido reducir la probabilidad de que tales vulnerabilidades se materialicen y que las consecuencias de esos hechos sean medidas y controladas.

¿A qué hace mención el programa OEA?

 

El concepto y esencia del programa aparecen dentro del Marco SAFE en 2007, como una alternativa de aseguramiento en el comercio y se define como un instrumento que permite mejorar y aumentar la seguridad de la cadena logística internacional, no solo con el fin de facilitar el comercio, sino también de proteger a los Estados y a sus ciudadanos del comercio ilegal y de actos terroristas. Ser Operador Económico Autorizado implica que la empresa es segura dentro de las operaciones de comercio exterior y con el movimiento internacional de mercancías, esto a su vez, implica que es segura para sus asociados de negocio y frente a las autoridades aduaneras.

Los principios básicos del programa OEA enmarcan la preocupación por asegurar la cadena de abastecimiento de cara a un comercio internacional seguro, estos principios definen tanto la implementación del programa como la naturaleza de su origen; estos son:

(1) Confianza: se establece entre la aduana y el país exportador, la aduana y el país importador y la aduana y el sector privado. Esta última relación quiere decir que la aduana confía en el actuar del operador privado, en cómo verifica la seguridad de su cadena logística, cómo selecciona de forma adecuada y contrastada a sus socios comerciales y en el adecuado mantenimiento de los procedimientos aduaneros.

(2) Transparencia: dando alcance a la gestión, información y registro de datos;

(3) Cooperación para compartir información que acuerde mejores prácticas aduaneras, detectando cualquier riesgo de manera oportuna. Cada principio ayudará en las relaciones comerciales, mejorando los procesos, la capacidad de producción y contrarrestando los riesgos en la producción y entrega de mercancías.

Sin embargo, ¿Cómo se relaciona esta característica del OEA con la prevención de riesgo de delitos LAFT?

 

Pues bien, la respuesta es sencilla. Sirviendo como un asegurador de toda la cadena logística en lo que compromete la comercialización de productos a nivel internacional, el OEA incluye en sus disposiciones una fuerte labor en contra de amenazas potenciales de terrorismo, narcotráfico, trata de personas, crimen organizado y otros delitos fuente del Lavado de Activos, la Financiación del Terrorismo y la Proliferación de Armas. Ante esto, el programa OEA se inscribe, por un lado, como un aliado en el crecimiento de la economía nacional, y por otro lado, como un acierto en la prevención de peligros relacionados con delitos tan grandes como los actos terroristas.

¿En quién recae la responsabilidad del mantenimiento de la seguridad? Pueda que la respuesta no se dirija a una sola entidad ni a sola responsabilidad, y es obvio; tanto el mantenimiento de la seguridad como el crecimiento de la economía es multicausal y debe ser integral, dependiendo así de una variedad de elementos y de actores, como, por ejemplo, las empresas privadas.

El OEA, tiene su origen en el marco SAFE que corresponde con el Marco de Estándares para la Seguridad y la Facilitación del Comercio Mundial establecido por la Organización Mundial de Aduanas, más específicamente en el pilar II que se relaciona con la relación entre aduana y empresa, haciendo partícipe al sector privado en la tarea de garantizar la seguridad de la cadena de suministro. Una forma en la que las aduanas reducen el riesgo de su propia cadena logística es confiar en que sus asociados comerciales también evalúan, enfrentan y contrarrestan las amenazas de sus propias cadenas logísticas.

¿Qué requisitos debo cumplir si quiero acceder a la certificación OEA?

 

Como requisitos para acceder al programa OEA, la empresa postulante debe (1) cumplir con requisitos aduaneros, (2) disponer de un sistema de control de los registros comerciales, (3) ofrecer solvencia financiera y (4) ofrecer seguridad en la cadena logística; incluyendo en este punto los recursos humanos. Se ha preguntado, en su empresa, ¿cómo se genera ese aseguramiento de la cadena logística? El programa OEA y sus proveedores de confianza tienen la respuesta. Dentro de sus procedimientos internos, haga los siguientes cuestionamientos iniciales: ¿Evalúa los riesgos y amenazas inherentes a su operación y a su sector comercial? ¿Evalúa a sus socios comerciales? ¿Conoce ampliamente quiénes son sus colaboradores? ¿Identificó sus áreas críticas y tomó medidas preventivas al respecto? Estas y otras preguntas pueden establecerse de manera inicial para diagnosticar el estado de su empresa de cara al programa OEA o a otros programas de seguridad nacional o internacional. Igualmente, en tal diagnóstico es indispensable evidenciar cómo ha sido la gestión de riesgo LAFT al interior de la compañía, pues genera un paso adicional en la prevención de riesgos y se convierte ya no, en una obligación de las empresas vigiladas, sino también en una buena práctica corporativa.

¿Qué procedimientos deben hacerse dentro del programa OEA?

 

En total son cuatro y cada uno de ellos demanda una atención especial y coordinada con el designado del programa ante la DIAN y el equipo OEA nombrado en la compañía. El procedimiento incluye:

  1. Gestión de datos permanente,
  2. Evaluación de riesgos y amenazas,
  3. Pautas de actuación profesional,
  4. Protocolos de selección de personal.

Los puntos de encuentro entre el programa OEA y los sistemas de administración de LAFT, están relacionados desde su propio marco conceptual, ya que, los objetivos del programa incluyen:

  1. Implementar medidas mínimas de seguridad contra actividades ilícitas y conductas delictivas, basadas en estándares internacionales.
  2. Concentrar los esfuerzos y recursos de las autoridades aduaneras y de control en frontera, en aquellos operadores que representen mayor potencialidad en actividades asociadas con el terrorismo, el contrabando, el tráfico de estupefacientes.
  3. Incrementar la competitividad y las oportunidades de crecimiento del sector privado. En esta medida, la gestión de riesgos también se hace imperiosa pues, es a partir de un sistema consistente que se ocupe de gestionar los riesgos que es posible frenar las amenazas contra la seguridad.

En el común denominador de la administración de riesgos, la prevención de delitos LAFT y las medidas contra las diferentes amenazas, se encuentra un concepto más básico: la confianza. En esta medida, garantizar seguridad es igual que garantizar confianza y que un negocio sea confiable implica -con una certeza aproximada- que se cuenta con una serie de elementos que permiten quitar la duda. La duda, en este sentido hace énfasis en los peligros asociados con la operación, en quienes intervienen en cada proceso, la integración con otras áreas de negocio, la identificación de riesgos oportunamente y el mantenimiento de las medidas preventivas en el tiempo para asegurar la continuidad de negocio. ¿Qué tan importante considera usted que su negocio continúe y sea destacado en el mercado? Imaginamos que es muy alta. Pero, ¿tal importancia es recíproca con los procesos que ejecuta dentro su empresa? ¿cómo incrementa la confianza en su proceso? Los procedimientos establecidos para cualquier sistema, programa o instrumento parten de la debida validación de cada subproceso y área de la compañía, asegurar cada uno de estos elementos implica aumentar la confianza que se tiene de toda la operación completa y esto a su vez, implica servir como agente confiable ante las autoridades que nos regulan, o si es el caso del programa OEA, ante el agente de aduanas.

Finalmente, la administración del LAFT y el programa OEA tiene coincidencias que permiten que este último estime en sus lineamientos una serie de requisitos que permiten aumentar la confianza de la operación y de los negocios a la vez que ataca los delitos de LAFT y sus delitos fuente como tráfico de estupefacientes, narcotráfico, contrabando o tráfico de armas, por nombrar algunos.

 

En conclusión…

La adopción de un sistema de LAFT o la certificación en el programa OEA van a permitirle a su empresa asumir una serie de conductas corporativas que le ayudarán a tener una visión desde la evaluación del riesgo, la identificación de las amenazas y la incorporación de prácticas preventivas en todas las escalas de la operación, manteniendo en su enfoque dos objetivos principales: primero, aumentar la seguridad en la línea completa de negocio, ayudando también a la economía nacional; y segundo, blindar a la empresa de riesgos vinculados con acciones terroristas, ilícitas o irregulares. Ambos contribuyen al ejercicio de una mejor gestión dentro de la empresa, con miras al mercado nacional y el comercio internacional.

 

Por: Jennifer Sanchez

Jefe de Formación

No Replies on Operadores Económicos Autorizados, el programa OEA y los sistemas de prevención LAFT

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat
1
👋 Hola! Gracias por comunicarse con nosotros.

Si deseas hablar con nosotros háblanos por Whatsapp.